Cuando el bebé no llega

Cuando el bebé no llega

A veces cuando estamos muy ilusionados con la idea de ser padres y nuestros deseos no se cristalizan podemos sentir cierto nivel de frustración, tristeza, miedo o enojo. Puede ocurrir que no se logre el embarazo, que se consiga pero que se sufra un aborto espontaneo durante el primer trimestre del embarazo o bien que el bebé muera antes, durante o después del nacimiento.   Infertilidad Cuando una pareja aparentemente sana tiene relaciones sexuales sin protección anticonceptiva durante un año sin lograr el embarazo estamos hablando de problemas de infertilidad. Cuando esto ocurre la pareja busca ayuda médica a fin de encontrar una causa que pueda ser reversible o tratable y así lograr un embarazo. Aproximadamente una tercera parte tiene causas femeninas, otra tercera parte causas masculinas y otro tanto es debido a dificultades en ambos miembros o en la interacción entre el óvulo y el espermatozoide.   El hecho de estudiar a ambos miembros de la pareja no implica que el ginecólogo desee encontrar un culpable, sino más bien que se encuentren todos los probables factores a fin de corregirlos y mejorar la respuesta a tratamientos.   Las principales causas de infertilidad son debidas a problemas de la ovulación, obstrucción tubaria y alteraciones en la forma, movilidad y conteo en los espermatozoides. Basado en esto el médico solicitará a la mujer un estudio hormonal completo y una histerosalpingografía (una radiografía contrastada del útero y trompas de falopio) y al hombre una espermatobioscopia directa del semen, entre otros estudios para encontrar el motivo por el cual no se ha logrado el embarazo.   Cuando se logra encontrar un motivo por el cual el embarazo no ha llegado se pueden dar diversos tratamientos médicos o quirúrgicos a fin de corregir estos factores. Cuando no hay una causa franca, o que a pesar de los primeros esfuerzos continúan los problemas entonces se puede optar por otras técnicas como la inseminación artificial, la fecundación in vitro o la ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides). El éxito de estas varía de acuerdo a la edad de la madre, la técnica empleada y el centro de reproducción, entre otros factores.   Pérdida gestacional recurrente También conocido como aborto de repetición. Médicamente se define como la pérdida de 3 o más embarazos durante la primera mitad, sin embargo, una mujer que ya presenta al menos 2 abortos puede ser investigada de la misma manera ya que el estrés causado llega a afectar de la misma forma en ambos casos.   Los estudios demuestran que hasta en la mitad de los casos de abortos la causa fue alguna alteración en la información genética del embrión, lo cual puede ocurrir en cualquier persona sana sin razón aparente, sin embargo cuando esto se presenta de manera recurrente se aconseja a la pareja recibir consejo genético realizándose un cariotipo. Las infecciones del grupo TORCH (toxoplasma, rubeola, citomegalovirus, herpes) también deben ser descartadas, así como déficit hormonal. Las pérdidas del segundo trimestre son mayormente por incompetencia ístmico-cervical y pueden ser tratadas con la colocación de un cerclaje cervical.   Otra causa que cada vez adquiere mayor notoriedad es el síndrome antifosfolípidos, que se trata de una alteración en la coagulación materna que afecta la placenta produciendo pérdidas gestacionales recurrentes, esta también deberá ser investigada y tratada oportunamente para lograr llevar el embarazo a término.   Óbito fetal Se conoce con ese nombre a la muerte in útero de un feto de más de 20 semanas. Aunque la mayor parte de las veces ocurre de manera inexplicable, hay ocasiones en las que sí se puede identificar el problema. La embarazada que cursa con enfermedades como la diabetes, hipertensión crónica, preeclampsia, lupus, enfermedad renal, colagenopatías, entre otras puede sufrir un óbito, sobre todo si no ha llevado un control adecuado o no se detectó su enfermedad tempranamente.   Otras causas de óbito pueden ocurrir cuando la madre sufre un accidente, presenta un desprendimiento de placenta o sufre un accidente de cordón como el prolapso, los nudos verdaderos o en raros casos compresión del cordón.   Muerte perinatal La prematurez, la asfixia, traumatismos al nacer, problemas pulmonares, infecciones, entre otras, son las causas más comunes por las que un bebe recién nacido puede fallecer a tan temprana edad.   Como puedes ver, algunas de las causas por las que aún no ha llegado un bebe en tu vida van más allá de los avances actuales de la ciencia y la comprensión humana. Pero las causas que son detectables y tratables pueden ser modificadas por expertos y de esta manera ayudarte a lograr tu objetivo de ser madre.   Por otro lado, el proceso de sanación después de una pérdida puede ser largo y doloroso. Te sugiero busques ayuda profesional para superar con éxito cada una de las etapas de duelo, y así puedas recibir en un futuro a tu hijo con salud tanto física y espiritual.   Dra. Fátima Guzmán

Author Info

Dra. Fátima

No Comments

Comments are closed.