Ejercicio en el embarazo

Cuando se tiene una actividad física constante durante el embarazo, tanto el parto como la recuperación posteriores son más rápidas. Además de la reducción del riesgo de padecer otras enfermedades durante el embarazo como la diabetes, la trombosis o la hipertensión arterial. Por eso es importante realizar algún tipo de ejercicio, siempre tomando en cuenta algunas consideraciones.

No hay un deporte ideal durante el embarazo, esto depende del tipo de ejercicio que le guste y del consejo del médico. A muchas mujeres les gusta bailar, nadar, realizar ejercicios aeróbicos en el agua, hacer yoga, pilates, practicar ciclismo o caminar. La intención será combinar ejercicios cardiovasculares (aeróbicos), de fuerza y de flexibilidad, pero evite todo movimiento que implique saltar.

 

Es importante considerar el grado de actividad física de la madre previa al embarazo. En general una mujer que ya acostumbraba practicar deporte puede continuar haciéndolo con pocas modificaciones durante el primer trimestre del embarazo y posteriormente ir reduciendo su intensidad poco a poco. Para aquellas mujeres con una práctica intermitente se recomienda fijar un plan de ejercicio regular al menos durante 3 veces por semana a fin de aprovechar los beneficios. Pero también las mujeres previamente sedentarias pueden iniciar con la práctica de ejercicio de manera gradual.

 

Comience poco a poco. Si no ha estado activa, 5 minutos de ejercicio por día es una buena manera de comenzar. Agregue 5 minutos cada semana hasta llegar a los 30 minutos. Use vestimenta cómoda y holgada, y póngase un sostén adecuado para proteger sus pechos. Beba mucha agua para evitar el aumento excesivo de la temperatura de su cuerpo y la deshidratación.

 

 


Opte por caminar en un centro comercial que tenga aire acondicionado durante los días calurosos y húmedos. Sobre todo, hágale caso a las señales que le envía su cuerpo. 

Su cuerpo le está indicando que tiene que parar si ocurre lo siguiente:

  • Se siente cansada
  • Está mareada
  • Tiene palpitaciones (fuertes latidos del corazón)
  • Le falta el aire
  • Siente dolor en la espalda o en la pelvis

 

Hay situaciones especiales que contraindican el ejercicio durante el embarazo, pero si no es su caso, recuerde que mantenerse en movimiento hará de su gestación un proceso más fluido y con grandes beneficios a su salud.

 

Dra. Fátima Guzmán

Author Info

Dra. Fátima

No Comments

Comments are closed.