Los sentidos al servicio del parto humanizado

Los sentidos al servicio del parto humanizado

Definir puntualmente el significado de “parto humanizado” es tan complejo como querer poner límites tangibles a las emociones que se generan alrededor de la maternidad. En primer lugar sabemos que el cuerpo de la mujer está diseñado para permitir el paso de una nueva vida que se gesta en el vientre materno a través del canal de parto hacia el mundo externo. Así había sido hasta hace pocos años en que la ciencia y la tecnología nos permitieron comenzar a salvar muchas vidas a través de la medicalización de este proceso cuando se encuentran obstáculos para que ocurra de manera natural.   Tiempo después llegó la soberbia humana para tratar de controlar algo que no necesitaba ser controlado. Se nos hizo creer que necesitábamos de un médico para parir a nuestros hijos, de un hospital, de medicamentos, de procedimientos etc. Y así fue como algo que era muy humano se deshumanizó para seguir la corriente actual que nos pide que todo sea fríamente calculado, rápido y programado.   Afortunadamente aún hay personas que reconocen la necesidad de que el parto vuelva a ser un proceso natural, en el que el instinto de la mujer la guie para evitar procedimientos innecesarios que aumentan riesgos en la salud de la madre y el hijo, así como costos en los sistemas de salud. Esperamos que a través de estas personas se pueda correr la voz: humanizar el parto es parte de la revolución de conciencia que nuestro mundo necesita con urgencia.   Todas las mujeres tenemos un instinto que nos guía a través del trabajo de parto y muchas embarazadas pueden preguntarse ¿cómo puedo despertar mi instinto para lograr un parto humanizado? La respuesta es simple: a través de nuestros órganos de los sentidos, los cuales conectan nuestro ser con el mundo y pueden conectarnos con nuestro yo interno. A continuación unos ejemplos.   Vista Dice el dicho “De la vista nace el amor”, nada más cierto y aplicable para el trabajo de parto. Recordemos que la oxitocina también es conocida como la hormona del amor, eso significa que sí a la mujer le gusta lo que ve, esto le ayudará a una mejor secreción de oxitocina con un parto más fluido.   Las luces intensas pueden disminuir la liberación de esta hormona, por lo tanto un quirófano o una sala de labor hospitalaria no generan el ambiente idóneo para un parto. Estar rodeada de personal médico desconocido también puede generar estrés en la embarazada, y las hormonas del estrés pueden llegar a frenar el trabajo de parto. Por lo tanto se recomienda conocer al ginecólogo, partera y/o doula que te acompañará; también es recomendable el acompañamiento por parte de la pareja, los hijos y la familia, siempre y cuando estos sean un apoyo para la mujer y no una carga.   Olfato Durante el embarazo el olfato de la mujer se agudiza, de tal manera que algunos olores pueden ser insoportables y otros en cambio pueden resultarle relajantes. Será importante identificar esos aromas que debemos evitar en el ambiente durante el trabajo de parto, esto disminuirá el riesgo de náuseas y vómitos. Si al contrario, sabemos identificar esos aromas que crean sensaciones agradables a la mujer podemos contribuir a la menor liberación de hormonas del estrés.   Gusto Sabemos que en muchos lugares se les prohíbe a las mujeres ingerir alimentos durante el trabajo de parto para disminuir el riesgo de broncoaspiración en caso de aplicación de la epidural o cesárea. Pero esto provoca una mamá hambrienta que tiene que poner a su cuerpo a trabajar en conseguir reservas para el parto en lugar de concentrarse en el parto en sí. Si bien es cierto que existe el riesgo de vómitos, esto de ninguna manera debe impedir que una mujer necesitada de energía deje de consumirla.   Se recomienda ingerir alimentos sin irritantes y bajos en grasas, también los alimentos ricos en energía ayudan. Las oleaginosas y frutos secos cumplen con estas características, pero no son los únicos alimentos ya que definitivamente el paladar de la embarazada es el que tendrá la última palabra.   Oído Imagina que estás dormida y de repente escuchas celulares, risas, música a muy altos decibeles, alarmas de aparatos médicos… Creo que despertarías de mal humor. Algo similar ocurre durante el trabajo de parto, ya que el nivel de concentración de la mujer la llega a poner en un trance en donde sólo existe ella y el bebe en camino, si rompemos esta comunicación con ruidos desagradables producimos un estrés que repercute en el parto. En lugar de esto sería deseable que la mujer encuentre en la música y sonidos ambientales un espacio de relajación.   Esta comunicación contigo misma se complementa con los ruidos, gemidos y gritos que se pueden expresar durante el parto, es como un dialogo interno que no debe ser interrumpido. Puede ocurrir que los proveedores de salud insistan en silenciar a la mujer, sobre todo cuando se trata de hospitales saturados o cuando el personal no tiene la capacitación suficiente para respetar este dialogo interno lo cual puede causar un estrés innecesario en la mujer, por lo cual la libre expresión vocal de la embarazada complementa el ambiente perfecto para ella y no debe impedirse.   Tacto El frio es un enemigo natural de la embarazada, eso incluye la labor de parto. Un ambiente cálido será más amable para ella. Un ejemplo muy claro lo tenemos en los partos en agua, en donde el agua caliente permite la relajación muscular y el alivio del dolor. Incluso para las mujeres que no planean un parto en agua podrán sentir el alivio que representa una ducha de agua calientita o la aplicación de fomentos en espalda baja durante el trabajo de parto.   También los masajes ayudan mucho a la mujer durante estos momentos. Ya sea en cuello y hombros para liberar el estrés, en espalda baja para disminuir el dolor o incluso en los pies para ayudar con el cansancio, lo importante es que la embarazada disfrute del contacto que puede recibir con un masaje o simplemente tomando la mano de un ser querido que le brindará el apoyo que tanto necesita en esos momentos.   Todas las mujeres tenemos derecho a vivir nuestro parto como una experiencia hermosa, fortalecedora e inolvidable, tenemos estas y muchas más herramientas para lograrlo a través de nuestros sentidos.   Dra. Fátima Guzmán

Author Info

Dra. Fátima