¿Qué tipo de parto quiero tener?

¿Qué tipo de parto quiero tener?

Muchas parejas aún no se encuentran familiarizadas con términos como parto humanizado, parto respetado y se preguntan cuál es la diferencia entre un parto natural y un parto vaginal. En toda esta terminología pudiera parecer que existen diferentes tipos de parto y puede generar confusión a aquellas mujeres que no desean una cesárea pero no saben explicar a su pareja, familiares o incluso a su propio médico el tipo de parto que desean.

Más que un glosario de términos y definiciones pretendo que este artículo ilustre sobre las diferencias reales cuando hablamos del parto y así la mujer pueda visualizar con mayor facilidad lo que desea durante el nacimiento de su bebé.

Parto vaginal. Algunas personas podrían pensar que se trata de un pleonasmo, sin embargo en el ámbito médico no es raro escuchar hablar del “parto por cesárea”. En este caso se usa la palabra “parto” como sinónimo de nacimiento y entonces englobamos todos los nacimientos a través del canal vaginal como “parto vaginal”.

  Parto natural. Al igual que en el caso anterior puede haber personas que consideren que el parto vaginal es sinónimo al parto natural, pero no es así. Ya hemos hecho referencia en otros artículos sobre las implicaciones del parto natural en el cual no se realizan intervenciones médicas de ningún tipo (oxitocina, epidural, episiotomía, etc.), en este caso lo contrario sería un parto medicalizado. Un término que podría funcionar como sinónimo es el de “parto respetado” en el cual básicamente se respeta el ritmo natural de la madre durante el trabajo de parto y no se realizan intervenciones médicas a menos que sean completamente necesarias.   Parto medicalizado. ¿Tienes alguna complicación médica que requiera terminar el embarazo de manera urgente? En algunos casos será una verdadera urgencia y será necesario realizar una cesárea, pero en aquellas mujeres en donde sea posible esperar algunas horas se puede considerar intentar un parto vaginal con la aplicación de medicamentos que ayudan a provocar el inicio del trabajo de parto o a agilizar el mismo. Incluso se tendrá que realizar un parto medicalizado  si durante un el proceso de un parto natural es necesario aplicar la epidural, fórceps, o cualquier otra intervención médica.   Parto humanizado. Debe ser tarea del personal proveedor de salud ayudar a la madre a sentirse en un ambiente que le brinde confort y seguridad. Para esto es importante que la mujer conozca sus derechos y se informe sobre las prácticas médicas que se pueden llegar a realizar en pro y contra del parto, y de una manera informada realice un plan de parto en compañía de las personas que la acompañarán y asistirán al momento del nacimiento. También será importante poner atención no sólo al momento del parto en sí, sino también a las primeras horas de vida del recién nacido en donde la madre puede elegir el contacto piel con piel con su bebe, el corte tardío del cordón umbilical, el alojamiento conjunto, la lactancia materna temprana, entre otras prácticas que favorecen al recién nacido.   Lo ideal es que todos los partos fueran humanizados, dándole de esta forma a la madre el poder sobre su propio cuerpo y confiar en la sabiduría del mismo, y sólo en caso de complicaciones actuar en favor del parto vaginal y dejar la cesárea cómo última opción a fin de preservar la función o la vida tanto de la madre como del bebé. Si deseas conocer un poco más sobre tus opciones puedes contactarnos y con gusto te ayudaremos.   Dra. Fátima Guzmán

Author Info

Dra. Fátima

No Comments

Comments are closed.